-->

Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Ok Más información

957 100 871 info@abogado-clausula-suelo.es C/ La Bodega, 8, 14008, Córdoba

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Córdoba

La SentenciaCon fecha 21 de mayo de 2013 la Ilma. Audiencia Provincial de Córdoba (sección tercera), dictó sentencia por la que confirmaba la dictada por el Juzgado de lo Mercantil número uno de Córdoba, que declaraba nula la cláusula suelo de determinados contratos de préstamo hipotecario suscritos con BBK CAJASUR SAU.

Lo primero que hemos de significar es que dicha resolución es  posterior a la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 9 de mayo de 2013, la cual anuló por abusivas las cláusulas suelo utilizadas por tres entidades financieras.

En segundo lugar, y lo más importante, es que la sentencia de la Audiencia Provincial de Córdoba no solo se refiere y a tenido en cuenta los pronunciamientos de la sentencia del Tribunal Supremo, sino que cita e invoca prácticamente todos y cada uno de los criterios y argumentos jurídicos de la sentencia de 9 de mayo; trascribiendo, de forma literal, muchos de ellos.

Por lo expuesto, y en relación con lo que conviene saber de la referida sentencia de la audiencia provincial de Córdoba, es que la misma declara nulas las cláusulas suelo objeto del procedimiento, y que lo hace basándose en los criterios y argumentos jurídicos de la sentencia de fecha 9 de mayo de 2013 del TS. Es por ello por lo que consideramos reiterativo referirnos con más detalle a los planteamientos de la sentencia de la Audiencia Provincial de Córdoba habida cuenta de que los mismos son esencialmente idénticos a los motivos de la sentencia del TS de 9 de mayo, la cual ha sido objeto de un comentario específico en otro artículo de esta misma página, al que nos remitimos.

Por lo que respecta a otras audiencias provinciales, debemos  de destacar que las resoluciones que se están dictando con posterioridad a la tan citada sentencia del TS están siguiendo al pie de la letra, si se nos permite la expresión, los argumentos de nuestro más alto tribunal. En este sentido, pondremos como ejemplo la sentencia de fecha tres de junio de 2013 de la Ilma. Audiencia Provincial de Cáceres, sección primera.

No queremos concluir este breve comentario sin referirnos a una cuestión que ha causado cierta controversia jurídica, polémica que, a nuestro modo de ver, no ha hecho sino comenzar. La discusión se centra en que si bien el TS declara nula las cláusulas suelo objeto del procedimiento, sin embargo, establece el carácter “irretroactivo” de dicha nulidad. Lo expuesto supone que las entidades financieras no deberán devolver el exceso de intereses que ya hayan sido abonados por los particulares con anterioridad al 9 de mayo de 2013 con base en la aplicación de la suelo declarada nula.

La solución jurídica adoptada por el TS a este respecto supone, a nuestro juicio, una vulneración del contenido del artículo 1.303 del C.C, que establece que “declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses, salvo lo que se dispone en los artículos siguientes”, por lo que desde ahora ponemos de manifiesto que no compartamos ninguno de los argumentos de la sentencia del TS en virtud de los cuales procede, en este caso a “derogar” el referido precepto, y a declarar la “irretroactividad” de la declaración de nulidad de la cláusula suelo.

El criterio que sostenemos, ya ha sido avalado por cuatro resoluciones dictadas por Juzgados de Primera Instancia, quienes a pesar de citar la sentencia de 9 de Mayo de 2013 en sus resoluciones y declarar la nulidad de las cláusulas suelo, se apartan expresamente de dicha resolución en cuanto a la “irretroactividad” de declaración de nulidad, exponiendo de una forma bastante clara los motivos con base en los cuales no siguen el criterio del TS, procediendo a condenar a las entidades financieras a la devolución del exceso de intereses que ya hayan sido abonados por los particulares con base en la aplicación de la cláusula suelo con anterioridad a que la misma haya sido declarada nula. Las referidas resoluciones son la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao, el auto de fecha 31 de mayo de 2013 por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Barcelona, y resoluciones del el Juzgado de Primera Instancia número cuatro de Orense y el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Málaga.

En cuanto a la resolución del Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Orense, la magistrada asegura no poder obviar que la aplicación de tal criterio “vulnera la tutela judicial efectiva“, a lo que se suma que, en aquel momento, el criterio del Supremo no fue solicitado por ninguna de las partes. Además, pretender la aplicación analógica de la retroactividad, trayendo las previsiones contenidas en otras leyes (Ley de procedimiento administrativo, Ley de patentes…) sólo es posible de conformidad con lo previsto en el artículo 1.303 del Código Civil, que no ha sido derogado ni modificado, y que obliga en casos como el que nos ocupa a la restitución de las prestaciones.

En cuanto a la sentencia de fecha 23 de mayo de 2013 dictada por Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Málaga, la misma establece que como consecuencia de la nulidad declarada, deben restituirse las prestaciones derivadas de la nulidad de la cláusula, basándose también en el artículo 1.303 del Código Civil, y “sin que sean de aplicación en este punto y al presente caso las conclusiones que se alcanzan en la sentencia del Tribunal Supremo citada de 9 de mayo de 2013, que declara la irretroactividad de la sentencia invocando el principio de seguridad jurídica recogido en el artículo 9.3 CE“.