-->

Con la finalidad de mejorar su experiencia de navegación esta web contiene cookies.

Ok Más información

957 100 871 info@abogado-clausula-suelo.es C/ La Bodega, 8, 14008, Córdoba

El Tribunal Supremo te respalda

El Tribunal Supremo te respaldaEl pasado 9 de mayo de 2013 se dictó por el pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (TS) una sentencia histórica, aclarada ratificando la nulidad de la clausulas suelo el pasado 3 de junio de 2013 donde se obliga a la banca a advertir expresamente a los clientes de que si firman una hipoteca con cláusula suelo no podrán beneficiarse de determinadas bajadas del euríbor.

Así lo ha establecido el alto tribunal en una sentencia en la que, sentando jurisprudencia, declara la nulidad de estas cláusulas en los casos en los que se produzca una falta de transparencia.

ETribunal admite la validez de tales cláusulas cuando cumplen los requisitos de “especial transparencia” exigible en los contratos celebrados con los consumidores.

En el caso enjuiciado se declara la nulidad por “falta transparencia”. A tal efecto, el Supremo estima que “no es suficiente con que las cláusulas de forma aislada sean comprensibles”.

Además, el Alto Tribunal indica que “los consumidores deben ser informados de que cuando el tipo de interés baja a determinados niveles, el préstamo se transforma en préstamo a interés fijo variable sólo al alza y no se beneficiarán de las bajadas del índice de referencia, en general el euríbor”.

También señala que, de acuerdo con ese requisito, los clientes deben ser informados de otros productos para que puedan realizar una comparación con datos suficientes y recibir de forma clara y destacada información sobre las cláusulas, sin que pasen inadvertidas entre otras en el mismo contrato o las que se ubiquen “entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor..”

Además, indica la sentencia que estas clausulas  serán opacas si no se han realizado “simulaciones de escenarios diversos, relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar, en fase precontractual” y si no existe una “advertencia previa, clara y comprensible sobre el coste comparativo con otros productos de la propia entidad”. 

Conclusiones

Leída la Sentencia del TS  y la posterior aclaración nos pueden surgir las siguientes cuestiones:

¿Cuándo sería nula la cláusula suelo?

Si al revisar la hipoteca se ve que tiene la cláusula suelo, podría ser nula siempre que se dan alguno de estos tres supuestos:

  1. Cuando en el contrato haya una cláusula suelo y no una cláusula techo (que fija un tope de interés por arriba) o esta última sea desproporcionada.
  2. Cuando la cláusula suelo no aparezca en la oferta vinculante previa, que ha debido firmar y que debería incluir hasta ejemplos concretos de costes de cuotas. O cuando la cláusula suelo sea diferente en la oferta y en el contrato definitivo.
  3. Si no ha sido informado de forma clara, que es lo que ha especificado el Tribunal Supremo el pasado 12 de junio.

¿Cuándo se considera que la cláusula suelo no ha sido clara?

Según el Supremo, es nula por este motivo cuando concurra alguna de estas causas:

La Sala declara que no es preciso que concurran de forma simultánea todas las circunstancias y que el perfecto conocimiento de la cláusula, de su trascendencia e incidencia en la ejecución del contrato, a fin de que el consumidor pueda adoptar su decisión económica después de haber sido informado cumplidamente, constituye un resultado que no puede sustituirse por el cumplimiento de formalismos carentes de eficacia en tal sentido –lectura por el Notario, etc.-. También declara esta sentencia que las cláusulas suelo pueden ser nulas aunque el consumidor se hubiera visto beneficiado durante un tiempo por las bajadas del índice de referencia.